0

Episodio 7

Hola, hola, bienvenidos a un episodio más de nuestro podcast. Recuerden que en la página web pueden acceder a la transcripción de este y los anteriores podcasts. Hoy vamos a hablar de las tradiciones de Año Nuevo en Latinoamérica. Y vamos a hablar de 5 tradiciones.

La primera tradición es vestir ropa interior de colores, ¿qué? Si, en muchos países durante la época de Año Nuevo en todas las tiendas van a haber calzones, calzoncillos y bóxers de color amarillo, pero no es el único color. También las personas usan color rojo y color verde. ¿Y qué significa cada color, Camila?

Bueno, dependiendo de lo que quieran para el próximo año. Si el próximo año están buscando el amor de su vida tienen que ,según la tradición, usar ropa interior de color rojo. Si quieren recibir más dinero el próximo año, entonces tienen que comprar ropa interior de color amarillo. Ahora, si lo que buscan es salud, esperanza, equilibrio y armonía, deben buscar ropa interior verde. ¿Y si desean tener más paz el próximo año, sin tantas peleas? Entonces tienen que ir a buscar ropa interior de color blanca. Ahora, hay más colores, sí. Si desean más tranquilidad para un año más relajado, pueden buscar ropa interior de color azul, pero tengo que reconocer que los más populares son el rojo y el amarillo. No sé si es porque las personas desean más amor y dinero, pero la mayoría usa color amarillo o color rojo.

¿Cuéntenme, qué color de ropa interior les gustaría usar el próximo año? Normalmente, en mi familia cuando éramos pequeños, mi abuelita compraba ropa interior amarilla para todos. Y nosotros la usábamos, no solo por tradición, sino porque era un regalo de la abuela. Bueno, cuando mi abuelita dejó de comprarnos ropa interior de color amarillo, creo que mi mamá nunca lo hizo, pero en todos los mercados siempre hay ropa interior amarilla.

La segunda tradición, y estoy segura de que la he escuchado, son las 12 uvas. Esta tradición es súper popular en muchos países, como España, México, Chile, Perú e incluso en Brasil. Comemos 12 uvas, una por cada campanada. Lo hacemos en todas partes, no solo en reuniones familiares. He tenido la oportunidad de pasar el Año Nuevo en hoteles y en fiestas, y nos dan 12 uvas a cada persona para comer mientras esperamos las campanadas y gritamos ¡Año Nuevo!

La tercera tradición, que cada vez es menos común debido a cuestiones medioambientales, es la quema de muñecos. Recuerdo cuando era niño que no podía salir de casa y caminar tranquilo por las calles en Año Nuevo porque había demasiado humo. ¿Y por qué? Porque las personas quemaban muñecos. Construían muñecos, generalmente representando a artistas o políticos, ya que, claro, los políticos no son muy honrados en Latinoamérica. Siempre hay alguien que no hace muy bien su trabajo, y las personas quemaban un muñeco con su cara, le ponían ropa, pero generaba demasiada contaminación y las calles quedaban súper sucias.

Personalmente, nosotros nunca hemos quemado un muñeco porque siempre me ha dado mucho miedo el fuego, entonces mi mamá no nos dejaba quemarlos, pero todas las familias en la cuadra quemaban muñecos. Era como para eliminar lo del año pasado y empezar un año nuevo, pero esta tradición está tratando de no ser tan común por la contaminación y por los accidentes, ya que ponían al muñeco gasolina o petróleo y lo prendían fuego, lo que podía ser muy peligroso, especialmente para niños pequeños.

La siguiente tradición, que solo hice una vez con mi abuela y no sé si mi hermana lo hizo, era algo triste para ella. Mi abuela tenía una hija que vivía en Estados Unidos y siempre deseaba viajar para visitarla, pero por un buen tiempo no pudo. Ella compraba unas maletitas chiquitas, como de tamaño de un bolsillo, y dentro de esa maleta ponía dinero, un pasaporte y cositas. Cuando llegaba el Año Nuevo, ella caminaba por la cuadra con la ilusión de que eso hiciera que el próximo año pudiera viajar a ver a su hija. ¿Y alguna vez me hizo correr con ella? Sinceramente, solo recuerdo haberlo hecho una vez. Si se le cumplía no porque si viajaba a ver a su hija, pero me da ternura porque ella no tenía las condiciones económicas para viajar. Normalmente, quienes pagaban esos viajes eran sus hijos, y me daba ternura la fe que ella ponía al correr por la cuadra con su maletita. Esa tradición, si no fuera por mi abuela, diría, nunca la vi hacer, pero si mi abuela lo hacía, siempre corría por la cuadra con la ilusión de poder viajar el próximo año.

Y la última tradición que voy a mencionar hoy es saltar las olas. Esta tradición se lleva a cabo en lugares con playa, en las costas. En Venezuela, Uruguay y algunos lugares de Perú lo he visto. No es tan común. En Brasil es bastante común. ¿Qué hacen las personas? Saltan las olas, tienen que saltar 12 olas, y esto atrae la suerte y purifica para el próximo año.

¿Han escuchado sobre estas tradiciones? Gracias por acompañarnos, este año ha sido un placer conocerlos a todos. Y será aún mejor el próximo año. Esperamos, el equipo de Native Tutor, que el próximo año esté lleno de alegrías, paz, conquistas y mucho amor. Así que, de todo corazón, ¡feliz Año Nuevo para todos ustedes!

Leave a Reply

Select your currency