0

Episodio 13

Hola, hola, bienvenidos a un episodio más de nuestro podcast. Recuerden que en la página web van a poder encontrar la transcripción de este podcast más el material complementario. Hoy vamos a hablar de un país hermoso, lleno de cultura y diversidad. Para esto, hemos invitado a un nativo, a Eduardo.

Eduardo: Hola, hola, soy yo, tu querido esposo.

Camila: Sí, mi querido esposo. Hoy vamos a hablar de Brasil, o como él lo llama…

Eduardo: Brasil.

Camila: Me encanta cómo lo dice. Y vamos a hacerle 3 preguntas. La primera es: ¿Cuál es tu lugar favorito para visitar en Brasil?

Eduardo: Antes de responder tu pregunta, hay una curiosidad: las palabras que terminan en “L” en portugués suenan con “u”, entonces por eso nosotros decimos “Brazil” y no “Brasil”. Ahora, respondiendo a tu pregunta, ¿cuál es mi lugar favorito para visitar en Brasil? Bueno, la gente tiene que conocer las playas brasileñas.

Camila: ¿Cómo fue la primera vez que estuviste en las playas?

Eduardo: Las playas son hermosas, yo me quedé anonadado. Esta es la palabra que tienen que aprender en español. Si tú hablas esa palabra en español, la gente va a pensar que eres nativo.

Camila: Jajaja, que eres inteligente y culto también.

Eduardo: Bueno, soy tu esposo, ¿no? Ahora, las playas brasileñas son hermosas y parecen como el Caribe. Pero hablo de las playas del nordeste, no de las playas de Río (Río de Janeiro). Estas son famosas, pero las playas del nordeste, como Maragogi o Porto de Galinhas, son hermosísimas. Las arenas son blanquitas, las aguas bien transparentes, tranquilas, tranquilas. Bueno, la gente tiene que venir a conocer y también es un lugar muy seguro. La gente puede venir y estar segura de que va a tener seguridad.

Camila: ¿Y es caro?

Eduardo: No, no, no, no es caro, ¿no? La gente puede venir y verá que no es caro.

Camila: ¿Hace mucho calor?

Eduardo: Ah, sí, buena pregunta. No, no es como acá, que hace frío. Yo vivo en São Paulo; el nordeste está como a, uf, creo que a unos 11,000 km de aquí. Es lejos; de avión son como 5 horas de vuelo. Allá siempre hace calor. Aquí, por ejemplo, ahora hace frío. Estamos como a ver, a ver, a 15º C. ¡Uy, qué frío hace!

Camila: Ay, 15º creo que es verano en Europa, pero aquí realmente Eduardo parece un pingüino.

Eduardo: Sí, yo tengo mucho frío.

Camila: ¿En el nordeste, la comida es muy diferente?

Eduardo: Bueno, la comida sí es diferente. Por ejemplo, aquí todos los días tenemos arroz con frijoles y algo más. Esto va a ser siempre en Brasil. Ahora, una comida típica brasileña es la feijoada. La feijoada es como frijoles negros hechos con cerdo, pero lleva todo del cerdo: la cola, la nariz, las orejas y tocino. Eso no me gusta mucho, pero bueno, es típico de mi país.

Camila: Creo que he probado feijoada. ¿Tenía todo eso lo que comí?

Eduardo: Ah, no, no tenía todo eso, porque para nosotros eso es demasiado. En mi familia, la feijoada es solo frijoles negros con tocino y una carne que nosotros llamamos “carne seca”, que es beef jerky.

Camila: Ah, felizmente. Estaba sudando frío pensando que había comido eso. Pero, ¿dónde es más popular esa comida? ¿Aquí en São Paulo, más al norte, más al sur?

Eduardo: No, es en todo Brasil.

Camila: ¿La comida tradicional brasileña es igual desde el sur hasta el norte?

Eduardo: No, está sazonada de forma diferente. En Brasil tenemos muchas culturas. Nuestro país fue colonizado por los portugueses, pero partes del país tienen influencias de diferentes partes del mundo. Por ejemplo, yo soy un mix de italianos y armenios. Los papás de mis abuelos vinieron de Armenia. Los abuelos de mis abuelos, por parte de mi papá, vinieron de Italia. Entonces, aquí es muy común encontrar muchas culturas diferentes.

Camila: O sea, nuestro hijo es una mezcla increíble.

Eduardo: Sí, exactamente.

Camila: Lo cual es bastante común en Sudamérica, tener mucha migración de extranjeros en general. Para terminar, Brasil es famoso por sus costumbres o hábitos. ¿Hay algún hábito o costumbre que crees que es bien diferente al resto del mundo?

Eduardo: Ah, sí, sí, sí. Acá en Brasil, yo puedo decir que somos amigables, pero no estoy diciendo que la otra gente del mundo no lo sea. Van a entender a qué me refiero. Por ejemplo, acá nosotros saludamos a la gente que no conocemos como si ya fuéramos amigos de hace muchos años. Entonces, vamos a abrazar a las mujeres y a saludarlas con un beso en la cara. Los hombres también. Bueno, acá va un consejo…

Camila: ¿Un consejo?

Eduardo: Sí, un consejo. Entonces, si vienes a Brasil y una mujer te saluda con un beso en tu rostro, en tu cara, no es un flirt. Es normal, es normal acá. Bueno, así es acá.

Camila: ¿Y si una mujer te dice “mi amor”, qué necesita y no es nada tuyo?

Eduardo: Sí, eso también es normal. También, el nombre “mi amor” es común entre mujeres. Pero, por los enseñamientos de mis padres y de la Iglesia a la que asisto, eso yo no lo hago. Yo siempre saludo a otra mujer con mucho respeto, y “mi amor” es solo para mi querida esposa.

Camila: Ah, muy bien. Realmente Brasil es un país lleno de cultura, lleno de calidez en todo aspecto. No solo en la parte climática, sino que la gente es cálida. Un lugar lindo para visitar. Da una invitación para sus próximas vacaciones. ¿Por qué Brasil?

Eduardo: Sí, porque, bueno, si quieres tener unas vacaciones felices, alegres, con samba, con el cielo celeste, con calor, con playas tranquilas, ven a Brasil. Mi recomendación: no Río de Janeiro, sino el nordeste de Brasil, Maragogi o Porto de Galinhas. Allá es seguro y es mucho más hermoso. Es lo más hermoso que yo he visto.

Camila: Así que ya saben, Brasil en su lista. Nos vemos pronto. Gracias a Eduardo por estar con nosotros hoy.

Eduardo: De nada, gracias por estar conmigo siempre.

Chao, chao.

Leave a Reply

Select your currency